El detector de fugas testo 316-3 no debería faltar entre las herramientas profesionales del profesional frigorista: detecta con eficacia todos los refrigerantes convencionales, encuentra, gracias a su elevada sensibilidad, incluso las fugas más pequeñas y detecta, gracias a su puesta a cero automática, fugas en espacios ya contaminados.

  

Resumen de todas las ventajas del detector de fugas testo 316-3 

  • Detecta todos los refrigerantes convencionales: CFC, HFC, HCFC

  • Alta sensibilidad de < 4 g/a - 1g/a según EN14624:2012, por lo que descubre hasta las fugas más pequeñas

  • Listo para el uso de forma inmediata sin necesidad de seleccionar el tipo del refrigerante

  • Puesta a cero automática. Detecta también fugas en espacios ya contaminados

  • Alarma visual y acústica en caso de fuga

  • Cambio de sensor fácil y en cuestión de segundos

  • Cumple los requerimientos de la normativa de gases fluorados, así como las normas SAE J1627 y EN 14624:2012

 

El pedido incluye

El detector de fugas testo 316-3 para refrigerantes con cabezal de sensor, maleta de transporte, protocolo de calibración, pilas y filtro.

 

Detector de fugas mediante LED y alarma acústica simultánea

¿Detección de fugas para la tecnología de refrigeración? Por supuesto. El detector de fugas testo 316-3 detecta todos los refrigerantes convencionales y encuentra hasta las fugas más pequeñas. De esta forma cumple con todas las normas y regulaciones importantes; un dispositivo útil para los técnicos de refrigeración.

 

 

Algunas características:

  • Detecta todos los refrigerantes convencionales:

  • Alta sensibilidad (< 4 g/a), detecta incluso

  • Manejo extremadamente sencillo con un solo botón

  • Cumple los requerimientos de la normativa para gases fluorados y las normas SAE J1627 y EN 14624:2012

316-3-1.jpg

316-3-1.jpg

316-3-2.jpg

316-3-2.jpg

316-3-3.jpg

316-3-3.jpg

316-3-4.jpg

316-3-4.jpg

316-3-5.jpg

316-3-5.jpg

316-3-6.jpg

316-3-6.jpg

testo 316-3 - Detector de fugas de refrigerante